No sigas esperando el día de mañana.

Es muy frecuente en la primera consulta escuchar a pacientes que dicen: “Comienzo mañana”. A ellos y a todos los que lean este libro les digo que el momento de comenzar es hoy, ahora mismo, cambiando la mente, los pensamientos.

Seguir un plan nutricional para bajar de peso no significa pasar hambre. Si eres mujer y te das tiempo para preparar comidas sabrosas y nutritivas, te será posible comprobar que se puede adelgazar comiendo rico y sano. Igualmente, si eres hombre y encuentras a quien desee ayudarte. En cambio, si existe rutina en tu plan de comidas, es probable que lo abandones.

Sé que en estos momentos piensas: “Claro, es fácil decirlo; ¡ella no tiene que hacerlo!”. En un aspecto tienes razón, pero quiero que sepas que te comprendo, que siento tu sentir. Sé lo que significa para ti el comienzo o un nuevo intento.

Ten presente que los kilos de más no son el único motivo por el cual debes luchar. Te pregunto: ¿acaso en muchas situaciones no diste todo para alcanzar un objetivo importante? Para lograrlo tuviste que esforzarte, fue muy difícil, pero con paciencia lo concretaste. Todos debemos modificar algunos aspectos de nuestra vida, y muchas veces nos resulta duro. Mira con optimismo todas tus metas y sin duda las alcanzarás con éxito.

¿Estás triste? ¿Con frecuencia te escondes de la gente? ¿Te molestan los comentarios acerca de tu persona? Te entiendo… pero no te justifico si sigues en el papel de víctima.
¡Levántate en este momento! Ve a una ventana y contempla el día. ¿Cómo está? ¿El cielo luce límpido, con un sol resplandeciente? ¿Está nublado? ¿O llueve? Observa detenidamente la naturaleza. No importa si está nublado o lluvioso; búscale su lado positivo. La vida es hermosa si la vivimos con alegría. La felicidad llega a nuestra vida si cambiamos lo que nosotros mismos podemos modificar.

La vida es hermosa si la vivimos con alegría. La felicidad llega a nuestra vida si cambiamos lo que nosotros mismos podemos modificar. Si existen factores negativos, ahora mismo dícete: “¡Basta! ¡Quiero ser feliz! Lo negativo sólo sirve para que no pueda avanzar en mi vida. Me llenaré de optimismo y eso me llevará al estado en que quiera estar, porque quiero ser feliz”.

Te sugiero que inaugures un cuaderno en el momento en que inicies el plan nutricional. Comienza con frases optimistas. No escribas: “Lo voy a intentar”. Afirma que el resultado será exitoso. Luego anota los kilos que vayas perdiendo y todos los cambios positivos que experimentes; con el tiempo comprobarás cuán útil será releer su contenido.

Déjame acompañarte en este camino. Comienza hoy mismo; no te vas a arrepentir.

Comienza hoy mismo; tendrás un día más de salud. ¡Adelante! ¡Tú puedes!