Llevo bajados 7 kilos y medio, y todavía me falta. Conocí a Alicia por medio de su libro La dieta positiva, que llegó a mis manos a través de Victoria, una amiga de la facultad.
En toda mi existencia hice miles de dietas y a estas alturas las conozco todas. Nunca tuve demasiados problemas a la hora de bajar de peso. Incluso hoy, Alicia me recalca: “Paula, no tienes dificultad para bajar de peso, tú puedes…”. Pero reconozco que lo que siempre me faltó fue voluntad, fuerza diría, para poder lograr mi máximo objetivo, que es estar en mi peso saludable y sentirme bien, cómoda conmigo misma y con mi cuerpo.

Desde que comencé el tratamiento, muchas cosas cambiaron en mí. Lo que más destaco es el comportamiento que fui adquiriendo frente a los alimentos. La forma ordenada de comer y distribuir las ingestas me lleva a no sufrir ataques de hambre, y mucho menos de ansiedad; sólo experimento la que inevitablemente se siente cuando se emprende un camino nuevo…

Además de haber conseguido un orden en mi estructura alimenticia, y de haber aprendido a respetar lo máximo posible la pirámide nutricional, que es algo que Alicia me hace cuidar mucho, lo mejor de todo este cambio fue justamente haberla conocido a ella, a Ali, que es mucho más que una nutricionista para mí. Es una guía en todos los aspectos. Se interesa por mí no sólo en materia alimentaria sino también en el aspecto anímico, ayudándome a controlar mis ansiedades (que, debo confesar, son muchas) y dándome fuerzas siempre, cargándome de pilas y de buena onda.

En este ultimo tiempo -llevo casi 3 meses de tratamiento- he sufrido algunos tropezones, pero cada vez que salgo del consultorio de Alicia siento que estoy lista para volver a empezar. Lo que más me gratifica es contar con ella y con mi familia como sostén; es súper importante tener un buen respaldo, porque con este equipo sería una gran picardía no llegar a mi meta.

Comentario. Paula es una muchacha que sabe escuchar los consejos nutricionales que le doy. A pesar de que tiene muchos altibajos, no se da por vencida y continúa luchando para alcanzar su meta. Siento que al estar afianzadas, al poseer un diálogo fluido y aceptar que existen errores, lo logrará.