Nos duele la cabeza, tenemos el abdomen distendido o hinchado, diarrea o bómitos ¿Quién tiene la responsabilidad? ¿Nuestra forma de alimentarnos o nuestros órganos vitales como ser el hígado?

dolor_nt
Si nos alimentamos inadecuadamente podemos afectar a nuestros órganos vitales, por ejemplo al hígado, a la vesícula o a los intestinos, por una mala absorción de nutrientes.
Si a través de exámenes médicos se diagnostica que es una afección hepática, se indica un plan alimentario hepatoprotector.
¿Y… que se busca con este tipo de alimentación?
Se trata que el aparato digestivo tenga el menor trabajo digestivo posible para que vuelvan a funcionar adecuadamente.
• Lo primero que hay que hacer es hidratar al organismo y purificarlo, tomando mucho líquido, no muy frío porque puede producir dolor como agua, infusiones (no café), caldo de verduras colado y agua de cocción de arroz o caldo de frutas.
Cuando los síntomas disminuyen, se puede incluir: purés de frutas cocidas (manzana, pera, durazno, damasco, membrillo, banana bien madura sin los hilos).
• Una vez que hubo mejoría se realiza una alimentación con un fraccionamiento de 6 comidas diarias.
Alimentos permitidos:
• Leche y yogur descremados en pequeñas cantidades.
• Quesos descremados untables, compactos magros tipo port salud (bajo porcentaje de grasas no más del 6%), sin gratinar.
• Carnes magras: pollo sin piel, pescado de mar, hervidos. Una vez que hubo tolerancia, incorporar carnes rojas magras, primero picadas y cocinadas sin que se produzcan productos de tostación (quemadas). Luego se probará tolerancia con las carnes magras enteras cocidas evitando que se quemen.
• Al principio clara de huevo, en soufflés, budines, revueltos, pan de carne, etc.
• Vegetales permitidos: Zapallo, zanahoria, remolacha, zapallitos y tomate sin piel ni semillas y cocidos; chauchas sin hilos y sin porotos, papa (primero en puré y luego hervida en trozos).
• Luego se probará tolerancia con centros de palmitos (centros), acelga hervida y bien picada y zanahoria y rallada.
• Frutas: aparate de las mencionadas (en purés y compotas cocidas), agregar duraznos y peras en almíbar, manzana rallada y pelada.
• Se incluirán las harinas de trigo, maicena, arroz blanco, polenta y fideos de sémola.
• Dulces: De membrillo, zapallo y batata, miel, mermeladas de frutas permitidas y jaleas.
• Pan francés o alemán, árabe. Es preferible desecarlo al horno con puerta abierta para quitarle la humedad.
• Galletitas de agua de bajo tenor graso, vainillas, bay Biscuits y grisines con moderación.
• Las infusiones como el té y el mate cocido son adecuadas, no así el mate cebado y el café.
• Elegir los condimentos más suaves, como el laurel, el orégano, la vainilla, la canela y el tomillo.

• Aceites: en poca cantidad y crudos como condimentos, mejor de uva o de maíz.

Cada vez que se incorpore algún alimento deberá ser de a uno por vez para probar tolerancia y saber si ese alimento produce o no alguna intolerancia.
Se prohibe en primeras etapas:
• Carnes grasas, vísceras, fiambres y embutidos.
• Todas las frutas que sean ácidas como los cítricos, kiwi, ananá, melón, sandía, frutillas ni las frutas secas ni desecadas.
• Frituras.
• Legumbres (lentejas, garbanzos, porotos, soja).
• Vegetales como los cólex repollo, brócoli, coliflor, rabanitos, cebolla.
• Nada de integrales.
• Dulce de leche.
• El cacao, el chocolate y el alcohol.
• Condimentos fuertes: ají molido, pimentón, pimienta y ajo.

Con una alimentación adecuada podrás revertir todo síntoma desagradable. Si dejas avanzar los síntomas, pueden aparecer enfermedades y es ahí donde comienzan los problemas… adelántate y considera que la alimentación es el primer pilar para evitar enfermedades.