¿Estas realizando un plan alimentario? ¿Sientes que no puedes controlar en todo momento todas las situaciones? ¿Tu familia no te ayuda y muchas veces te sirve de tropiezo? Estas y otras posibilidades pueden surgir durante el proceso de adelgazamiento.

Puede ser que les parezca innecesario, que piensen que es “una dieta”, algo “torturante” y que no distingan que es un pilar importante para que aumentes tu calidad de vida, modificando tu alimentación sin la necesidad de restricción de alimentos nutritivos sino aprendiendo a alimentarte adecuadamente, con la saciedad necesaria y con la motivación bien encausada.

Puede ser que tu familia sea obesa y que no quieran hacer cambios importantes en sus vidas y que vean que estas tratando de cambiar tu sendero, de mejorar tu estado anímico y eso les toque mucho y sin darse cuenta, pretendiendo apartarte de los cuidados.

Puede ser que te tienten para que vuelvas a elegir esos alimentos que antes elegías libremente, que te producían mucho placer, pero que luego de consumirlos y de comprobar que la balanza día a día iba subiendo, te dejaba mucha angustia y vacío, ya que te apartaban de la necesidad de un cambio importante que podría existir si en lugar de continuar con el círculo vicioso, iniciaras un camino que te guiara por el camino correcto.

Pueden ser muchos los motivos por los cuales tu familia no sientas que sean tus aliados. Pero ¿Cómo hacer para tener fuerza de voluntad para realizar un plan de adelgazamiento en familia y que no te aparten del sendero? Lo importante es que tengas instalado tu objetivo y no lo sueltes.

Que registres que es la mejor decisión que tomaste en tu vida y por más de los tantos obstáculos que pudieras tener, no dejes de sentir que es para tu bien y que si te apartaras por alguna situación de los cuidados, eso no sea el eslabón del escape hacia el punto de partida.

Que sepas que si caíste por algún motivo, sientas que eres un ser humano, que sientas alivio reconociendo tus errores y haciéndote cargo de ellos para poder desprenderte del círculo que te acompañaba durante tanto tiempo.

Será necesario que internalices tus avances, tus cambios favorables, que sepas que todo proceso para el logro de un objetivo, tiene un costo que es el trabajo, la dedicación, el esfuerzo pero que será necesario que lo puedas sentir como un beneficio para lograr lo que anhelas ya que si lo sientes como una carga, eso te hará que te quieras desprender de ella.

Por eso te aliento a que sientas, que si haz decidido adelgazar y tienes trabas, dificultades, gente que te rodea que no te ayuda: todo lo contrario, será indispensable que no proyectes en los otros el hecho de no avanzar, de retroceder, sino que te hagas cargo del proceso. Es y seguirá siendo tu decisión, por tal motivo todos los momentos en los cuales sientas que haz fracasado, necesitarás replantearte toda situación y que poder detectar errores tuyos y que pensar en posibles soluciones para salidas valiosas que te ayuden a continuar un camino saludable.

Tu familia puede apoyarte y acompañarte en muchos otros objetivos que tal vez no tenga nada que ver con esta decisión tuya. Por eso que para que tu objetivo se cumpla, busca aliados que te ayuden a ser fuerte y no caer más de lo debido.

No dejes tu objetivo por pensar que fallaste. Si caíste, levántate con más envión y sigue un paso más que te ayudara a sentir que nada es imposible en la vida cuando hay trabajo y seguridad.

Nota efectuada para www.minutouno.com