Ingredientes:

Base de bizcochuelo: 1 unidad

Queso untable descremado: ½ kg

Edulcorante: 1 cucharada tipo postre

Esencia de vainilla: 1 cucharada tipo postre

Gelatina sin sabor: 2 sobres

Agua fría: ½ vaso

Claras de huevo: 3 unidades

Gelatina: 1 sobre de 8 porciones

Frutillas: ¼ kg

Ingredientes del bizcochuelo: (8 porciones)

Huevos: 4 unidades

Edulcorante líquido: 1 cucharada tipo postre

Ralladura de limón, esencia de vainilla: Cantidad suficiente

Polvo para hornear: 1 cucharada tipo postre

Leche descremada en polvo: 4 cucharadas tipo postre

Preparación:

Batir los huevos a punto letra con el edulcorante, la ralladura de limón, la esencia de vainilla, y el polvo de  hornear y en forma envolvente, añadir la leche en polvo tamizada.

Volcar la mezcla en un molde lubricado de 24 cm y cocinar en horno a temperatura moderada.

Se puede hacer en molde de budín inglés y luego cortar y tostar en el horno, en el momento de servir.

Preparación de la torta de Queso y frutillas:

Colocar el bizcochuelo sobre la blonda y colocar un cartón alrededor.

Mezclar el queso con el edulcorante y la esencia de vainilla.

Disolver la gelatina sin sabor en agua fría y calentar a baño maría.

Batir las claras a punto de merengüe e ir volcando la gelatina caliente en forma de hilo mientras se sigue batiendo para que no baje la preparación. Volcarla sobre le queso y mezclar muy suavemente en forma envolvente, acomodar sobre el bizcochuelo y llevar a la heladera para que solidifique.

Cubrir con las  frutillas cordadas por la mitad en forma transversal, cubriendo totalmente la torta. Cubrir luego con la gelatina de frutilla que adquirió en la heladera punto jarabe espeso.

Conservar en la heladera hasta el momento de servir.