¡Qué linda que es la vida…! y… si aprovechamos todos los recursos ¡Cuántas enfermedades evitaríamos!

Hay situaciones que nos van apagando, nos quitan la fuerza para seguir luchando en esta vida ¿Qué hacemos? ¿Seguimos nuestro camino, pensando que son cruces que debemos llevar eternamente? o ¿Buscamos los medios que nos ayuden a continuar nuestro camino teniendo paz, alegría y esperanza en encontrar soluciones?

Muchas personas se quejan con facilidad. Sería interesante que si nos quejamos por algo que no nos gusta, podamos tomar decisiones útiles para no llenar nuestro interior de energía negativa.

Si nos quejamos, debemos encontrar la  salida para desvincularnos con esa situación que no nos agrada.

Si en cambio seguimos quejándonos años tras años de lo mismo, es porque proyectamos mucho en los demás y hay cosas que debemos cambiar de nosotros y eso es difícil de lograr, si no vemos nuestras trabas para deshacernos de lo que no nos agrada.

Puede ser que las situaciones en las cuales nos quejamos tengamos razón, pero sino decidimos deshacernos de la queja y no nos ponemos en acción, todo es en vano.

Escucho muchas veces, a personas que se quejan de sus parejas, de sus hijos, de sus amigos, expresando despectivamente que no tienen capacidad para tal o cual cosa. Si es así ¿resaltas su incapacidad? o ¿por qué no la ayudas a cambiar?

Puede ser que hayas intentado muchas cosas sin resultado, pero la queja sigue viviendo contigo y para ti es insostenible la convivencia. Entonces: ¿Por qué no tomas medidas para que no te sigas opacando y poder liberarte de la queja que te imposibilita de vivir la vida feliz con todo lo que puedas generar en beneficio de tu crecimiento espiritual?

La queja cuando es muy prolongada, lo que hace es llenarte de sentimientos feos, de sentirte atrapado de un sentimiento que te lleva a perturbar tu vida y no seguir avanzando.

Por eso: basta de quejarte. toma decisiones aunque te signifiquen duras. Tal vez llegues a logar una estabilidad interior.

Mira hacia tu interior y piensa en todo lo que te hace bien, todo lo que te permite crecer como ser humano, todas las cosas lindas que vives y todo lo que no te permites, por detenerte en cosas que te van opacando y secando tu vida.

Es hora que te desprendas de la queja si te persigue desde hace muchos años.

La vida es un constante cambio. Es hora que no pienses en los cambios de los demás. Piensa en tus posibles cambios y en la probabilidad de mirar la vida desde la óptica de  la  esperanza a mejorar y lograr estar en paz.

Lic. en Nutrición Alicia Crocco.-