No permitas que te pongan rótulos destructivos ni te los pongas. Si lo hacen otros, permíteme decirte que no tienes que permitirlo.

Los rótulos muchas veces hacen que las personas se convenzan de algo que no son y las otras personas pueden ver una situación vista en tu persona que no es la realidad.

Por eso mismo, si eres una persona insegura, que te interesa mucho “el qué dirán” y eso te hace quedar en situaciones de queja permanente y dejas de confiar en sus talentos o no los ves, lo que hace el rótulo es sentir que los demás tienen la razón y tu mismo te pones el rótulo equivocado, que te marca, que te limita y no te permite sentirte libre para decidir si es o no el rótulo correcto, comienza a decidir qué cambios verdaderos debes realizar en tu persona.

Todos tenemos defectos. Todos tenemos que cambiar cosas. Comencemos a fijarnos en nosotros, en poder sentir y decidir, que cosas debemos cambiar para avanzar en la vida, siendo personas honestas, fieles, bondadosas, serviciales.  Concentrémonos para ayudarnos los unos a los otros, con una  mirada sincera y de ayuda recíproca. Rótulos si son malos, no te hagas cargo de ellos y mira tú interior y destaca todas tus virtudes.