Es un estado de placer, de gozo, de satisfacción.

Dicen que la felicidad no es completa y estoy de acuerdo con ello. Pero puedes aumentar los estados de felicidad si ayudas a que aparezcan; de esa manera tendrás paz y dicha.

¿Tienes un sinfín de problemas que te abaten, que te quitan la serenidad y la armonía? ¿Sientes que la suerte no te acompaña? ¿Te quejas del camino que te toca recorrer?

No te quedes obstaculizado por todo lo malo que ocurrió en tu vida. Si de verdad quieres cambiar y ser feliz, debes ocuparte de abrir tu mente y tu espíritu para que las modificaciones vayan apareciendo. Así se concretará la esperanza de que el potencial existente en tu ser te permita lograr todas tus metas.

Si trabajas con tu espíritu, con tu ser interior, podrás verificar que muchas situaciones pueden revertirse cuando eres optimista y te das la oportunidad de modificar tu destino de insatisfacciones.

No te dejes abatir por los problemas, las preocupaciones y las dificultades que se atraviesen en tu vida o en la de las personas que amas.

Con esto no te estoy sugiriendo que seas insensible, que no te intereses por la infelicidad de tus seres queridos. Lo que digo es que no te dejes dominar hasta el punto de quedar inválido y no poder avanzar en la vida. Si no modificas lo que te aqueja no podrás ser un individuo triunfante en las metas que te propongas.

Presiento que no eres feliz con tu exceso de peso, con tu falta de agilidad, con el desgano que tienes para realizar las actividades cotidianas. Por tal motivo te propongo que estés dispuesto a cambiar todo lo que represente un tropiezo para tu felicidad, ya sean pensamientos negativos, conformistas o que te produzca frustración.

La obesidad y todo lo que acarrea esta enfermedad no son los únicos motivos de tus estados infelices. No obstante, si te convences de cambiar de actitud mental conseguirás revertir ese sentimiento de insatisfacción y experimentar estados de felicidad muchas veces durante tu vida, y tendrás motivos suficientes para seguir el camino que te conducirá a sentirte pleno.

Por eso te formulo una frase que ideé para que puedas sentirte mejor. Te recomiendo que la internalices y la repitas varias veces por día:

“Quiero que mi objetivo se cumpla. Ambiciono ser feliz. Para ello no debo ser mi propio obstáculo. La vida está llena de situaciones difíciles de resolver, pero si mi deseo es ser feliz todo cambio importante se manifestará con éxito.”

Esta frase te servirá para cualquier objetivo importante que te propongas.

Te invito a que dejes de ser tu propio obstáculo. Para ello deberás efectuar un trabajo interno cuyos resultados dependerán de la apertura que tengas.

Para lograr éxito en las metas que decidas alcanzar debes dejar de ser conformista. Mira hacia adelante y ten la esperanza de que tu plan se cumplirá.

Si no te cierras, si estás dispuesto a que tus estados de felicidad sean cada vez mayores, irás sintiendo armonía en tu ser.

No hay nada en la vida que se pueda lograr mágicamente. Por lo tanto, date tiempo para ir descubriendo que la felicidad no es tan difícil de alcanzar si estás abierto para recibir elementos que te alegren el espíritu. Abre tu corazón para que esos estados de felicidad aumenten día a día.

Tú puedes evitar que los contratiempos se apoderen de tu mente y se conviertan en factores dominantes de tus pensamientos.

Comienza a confiar en ti mismo. Ten fe en tu aptitud. Vence con entereza todas las barreras que te impidan llegar a tu meta.

Recuerda: tú puedes, pero debes querer.!!