Si las legumbres no se conservan de forma correcta, pierden todo su  valor nutricional e inclusive pueden echarse a perder, siendo un factor de riesgo consumirlas.

Con estos consejos, las podremos incluir en nuestra dieta, con la completa seguridad de que estamos aprovechando todas sus propiedades.

Consejos para comprarlas Si se vas a adquirir legumbres ya embolsadas, controla la fecha de envasado, que sea siempre dentro del año en curso. Si las vas a adquirir en un comercio en donde se vendan sueltas, controla que estén bien secas, sin hongos y sin pequeñas germinaciones, por que eso quiere decir que en algún momento se han humedecido.

“Si no se conservan de forma correcta, pierden todo su valor nutricional e inclusive pueden echarse a perder, siendo un factor de riesgo consumirlas.”

 

¿Cómo conservar las legumbres?

La mejor manera de guardar las legumbres sin que pierdan sus propiedades originales, es en frascos de vidrio, con una buena tapa y ubicarlos en lugares secos, oscuros y lejos de cualquier fuente de calor.

¿Cómo cocinarlas?

Todas las legumbres secas deben hidratarse antes de cocinarlas.

Colocarlas en remojo de 8 a 12 horas y luego cocinarlas con la misma agua del remojo.

Algo importante para tener en cuenta, es que la sal debe agregarse siempre en los últimos momentos de la cocción, ya que si lo hacemos antes, solo lograremos endurecer los granos.

Por la cantidad de proteínas que tiene las legumbres, no hace falta combinarlas con carne para lograr un plato nutritivo. Combinadas con verduras forman un alimento completo y diferente.

¿ Se pueden Conservar en el Freezer?

Las legumbres crudas no se pueden conservar en el freezer porque cambia su estructura molecular.

Para poder congelarlas se les realiza un procedimiento de “Blanqueado”, es decir se les da un ligero hervor de 5 a 7 minutos, se dejan enfriar y ya quedan listas para el freezer

Se necesita: una cacerola con agua hirviendo, colador, bolsas para freezer, freezer

Pasos:

Lavas bien las legumbres crudas, pone el agua a hervir, las insertas por 5 a 7 minutos, retiras con un colador o espumadera y dejas enfriar, luego las pones en una bolsa hermética, retiras el excedente de aire y la colocas en el freezer.

Puedes utilizar el mismo agua para distintas legumbres, colocándolas con un colador metálico en la cacerola.

Importante: este procedimiento sirve también para recongelar ciertos alimentos que se congelaron crudos (por ej, mariscos), al hervirlos se matan las bacterias que pudieran tener y se pueden volver a congelar. Esto siempre que el alimento soporte un hervor sin desbaratarse o tornarse horrible.

Te invito a que te hagas  fan en FACEBOOK de ALIMENTA TU VIDA y Alicia Crocco Lic. en Nutrición. Una vez que ingresas a dichas páginas, en el sector que dice “me gusta”, haces click y listo.
Te espero.