NUTRICION

Sexta entrega del plan para perder kilos de manera segura y duradera.

  • Alicia Crocco / Para Clarín Buena Vida

¿Cómo va con el plan alimentario? Sería interesante que se comunicara y me cuente cuáles son sus aciertos e inconvenientes, de esa manera podrá desprenderse de barreras que le impiden seguir adelante, recordando que la única manera de adelgazar es reconociendo aciertos para que lo estimulen a seguir avanzando y tomar los errores como parte de un camino.

Deje de lado su ansiedad por librarse cuanto antes de los kilos de más. Acepte las etapas que deban acontecer durante este período de su vida.

Considere que si esos kilos de más lo acompañan desde hace muchos años, no podrá desprenderse de ellos con facilidad. Lo hará mediante un proceso y, si desea que los efectos sean duraderos, debe tomarse el tiempo necesario para afianzarlos y realizar un aprendizaje conveniente a fin de no retroceder en su senda; y si retrocede, también será parte del proceso. No se ponga mal.

Si está dispuesto a que esta vez el éxito corone su empeño, tiene  que ser paciente y saber esperarlo con alegría, teniendo la plena seguridad de que lo logrará si se esfuerza por eliminar todo lo que lo obstaculiza y perturba.

No piense constantemente cuánto falta. Aprecie todos los avances que se produzcan. Estar pendiente de lo que debería bajar le impide disfrutar de lo que consiga en cada uno de los momentos. Por lo tanto, valore los resultados a medida que los obtenga y saque de su mente la frase: “Debo llegar rápidamente a la meta”. Es una expresión obstructiva, que lo llevará a la frustración cuando compruebe que no puede concretarla.

Recuerde que, si en lugar de efectuar un plan nutricional adaptado a usted, sigue dietas de moda carentes de los elementos necesarios para su buena salud, lo que conseguirá será eliminar más líquido del que debiera, sumado a materia magra (tejido muscular y/u óseo), pero no perderá grasas.

En cambio, si adopta un sistema saludable, es probable que en las semanas iniciales de Su tratamiento baje considerablemente. Luego su descenso de peso será menor, porque tendrá menos kilos que perder, y eso será indicio de que el plan de adelgazamiento está funcionando. Cada semana podrá comprobar cambios. Durante algún tiempo va a continuar eliminando líquidos y, por fin, lo tan deseado: grasas.

Esto es así porque, en respuesta al cambio de alimentación y a la reducción de la densidad energética diaria, el organismo utiliza especialmente las reservas de glucógeno del hígado y del músculo. El glucógeno está ligado a la cantidad de agua más que a la de grasas. Cuando las reservas de glucógeno decrecen, también disminuye el descenso de peso, que está dado por la diferencia entre el gasto y la ingesta energética. Después de eliminar mucha agua y algo de grasa, comienza la etapa de eliminación de grasas y el descenso se hace más lento.

Por lo tanto, le reitero que no minimice los resultados. Acepte que, si desea adelgazar y mantenerse delgado, debe ser paciente y esperar el tiempo necesario. La grasa es difícil de eliminar; no reste importancia al hecho de bajar sólo 200 g en una semana. Piense en un pan de manteca de 200 g distribuido por tu cuerpo, en su tamaño y en lo que significa para Ud. ese tejido graso del que está desprendiendo.

No se desanime. Seguramente notará cambios en sus medidas, apreciará que la ropa le queda mejor y verá que la admiración de las personas aumenta favorablemente. Tendrá que aprender a manejar la frustración cuando la balanza le indique que en una semana bajó gramos y no kilos.

Puede suceder que en algunas situaciones no baje de peso y en etapas posteriores baje más de lo que debería. Eso se justifica, pero no tome como meta una exigencia que lo llevará a perder la motivación necesaria para seguir adelante.

El descenso adecuado es aquel que permite que su cutis mejore, que no esté demacrado. Muchas dietas estrictas traen como consecuencia un desmejoramiento en el aspecto, junto con la pérdida de kilos. No caiga en esas situaciones. Cuídese, piense en el progreso que va a obtener con el tiempo si se dedica, si piensa positivamente, si no deja que el apresuramiento por llegar a la meta se anteponga a su correcta evolución y se frustre por no haber conseguido ese resultado que seguramente no era el mejor para su organismo.

¿Ya fracasó en otras ocasiones?  No insista con los mismos métodos que lo llevaron al abandono de su objetivo de lograr un descenso de peso estable.

Piense que existieron muchos errores y es tiempo de que cambie todo aquello que lo apartó de su senda. Ponga en práctica mis consejos y adopte el plan nutricional para bajar de peso que confeccioné pensando en todas sus necesidades, no solamente físicas sino también anímicas.

Luche contra todo lo que se se opone. Comprenda que si continúa así no logrará aumentar sus momentos de felicidad. No se engañe: no es feliz con sus kilos de más. Piense en todo lo que le acarrea el exceso de peso.

Nada es difícil cuando existe el deseo instalado en el interior. Experiméntelo… y hará realidad su anhelo.

Como en las anteriores semanas, para la elección de desayunos, meriendas y entrecomidas, deberá recurrir a la semana 1 y 2; así como en lo que se refiere a las cantidades de alimentos por rubro.

Día 1
Almuerzo
Carne roja en salpicón (con vegetales de todos los colores crudos y/o cocidos al vapor. Pastel de repollo y carne.
Cena
Vegetales de todos los colores crudos y/o cocidos al vapor con choclo. Otra opción: Vegetales crudos y/o cocidos al vapor.  1 porción de tarta de choclo light.

Día 2
Almuerzo
Cerdo magro. Vegetales crudos y/o cocidos al vapor. Papa al horno.
Cena
Guiso dietético de vegetales cocidos al vapor con lentejas y arroz integral con salsa de tomate al natural sin queso rallado.

Día 3
Almuerzo
Carne roja magra. Vegetales crudos y/o cocidos al vapor. Otra opción: Brochete de ternera y champiñones. Vegetales crudos y/o cocidos al vapor.  Quinoa o choclo.
Cena
Fideos secos cocidos al dente mezclados con Vegetales crudos y/o cocidos al vapor.

Día 4
Almuerzo
Pollo sin piel. Vegetales crudos y/o cocidos al vapor. Otra opción: Ensalada de pollo y almendras.
Cena
Ensalada verde. 2 porciones de pizza de avena y trigo.

Día 5
Almuerzo
1 milanesa de carne napolitana (con tomate y queso magro bajo en grasas (menor al 1.8 g de grasa por cada feta de 30 g). Vegetales crudos y/o cocidos al vapor.
Cena
Vegetales crudos y/o cocidos al vapor. Berenjena a la italiana. 1 choclo.

Día 6
Almuerzo
Hígado a la provenzal (tomate, ají y cebolla sin aceite). Vegetales crudos y/o cocidos al vapor. Papa hervida.
Cena
Vegetales crudos y/o cocidos al vapor con 1 huevo duro. Otra opción: Omelet de arvejas. Vegetales crudos y/o cocidos al vapor.

Día 7
Almuerzo
Carré. Vegetales crudos y/o cocidos al vapor con arroz integral. Otra opción: Arroz mediterráneo con carré o con pollo.
Cena
Vegetales crudos y/o cocidos al vapor. 1 porción de tarta multicolor con acelga.

Después de cada comida consuma 1 fruta.

Tanto para elección de postres dietéticos o aquellas recetas que son elaboradas, lo invito a navegar por mi web.

Este plan alimentario, como todo lo que se publica en este sector de Clarín Buena Vida, es para quienes no tienen enfermedades agregadas, como diabetes, enfermedad renal, gota, etc.

Para que su descenso de peso sea el adecuado:

Llene su mente con pensamientos positivos, de gran aliento.

Acepte el proceso que requiere un descenso saludable y duradero.

No piense en el tiempo sino en concretar su propósito.

Elija salud, estará en el camino correcto.

No permita que el fracaso llegue a su vida, no deje que la desilusión lo atrape y le haga sentir sin fuerzas.

La decisión está en sus manos… Sea inteligente para mejorar su calidad de vida.

* Alicia Crocco es licenciada en Nutrición, autora de Nutrir mi Embarazo, Ansiedad Vs. Saciedad, Creo & Adelgazo, entre otros, y de los libros digitales Como Bien Adelgazo Mejor. Planes A, B, C y D. Creo & Adelgazo, Ansiedad VS. Saciedad, Nutrir mi embarazo. Conduce el programa Alimenta Tu Vida, los domingos 18:30 horas. Repetición: sábados, 18.00, por Metro; www.alimentatuvida.com.