• El agua ayuda al organismo a utilizar la grasa como energía.
  • Sin suficiente agua, los riñones no funcionan adecuadamente y no puede metabolizar la grasa almacenada y convertirla en energía.
  • Como resultado: Una disminución en el metabolismo de la grasa y aumento su depósito.
  • Muchas veces escuchamos la frase “el agua es una fuente de vida”.
  • La moda saludable recomienda “beber al menos dos litros de agua al día”.
  • El consumo es vital para los seres humanos, pero éste no debe darse en forma indiscriminada.
  • Como todo en al vida, hasta el consumo de algo tan simple como el agua tiene su medida.
  • La cantidad de agua que se puede tomar debe ser proporcional al peso corporal.
  • Un adulto debe consumir de 50 a 60 mililitros por cada kg de peso. Ej.: Si una persona pesa 70 kilos debe ingerir de dos litros.
  • Si esta persona practica algún deporte, la cantidad deberá aumentar en la medida en la que transpire, y entonces puede llegar a necesitar hasta tres o más litros.
  • En el caso de los niños, el requerimiento de agua es de 35 mililitros por kilogramo de peso, en promedio.
  • Si se consume más agua de la que el cuerpo requiere, al orinar se pierden una serie de minerales valiosos, como sodio, potasio, magnesio, los cuales son arrastrados y eliminados por la orina, debido a que el organismo no tiene capacidad para guardar mucho agua.
  • La pérdida de estas sales, puede causar complicaciones como presión arterial baja (en el caso de pérdida de potasio y magnesio), situación muy frecuente entre la población adolescente y joven, especialmente mujeres.

Nota efectuada para www.minutouno.com