Nutrición

Cómo alimentarse y qué hábitos cambiar para combatir el reflujo gastroesofágico.

adopcion-habitos-saludables-combatir-trastorno_CLAIMA20160418_0009_28

Acidez, dolor en el tórax, un sabor amargo que sube hacia la boca: suelen ser los más comunes síntomas de enfermedad por reflujo gastroesofágico, una enfermedad que padece nada menos que el 40% de la población (un porcentaje que sube al 50% en los mayores de 50).

Situaciones de riesgo

– Consumo de alcohol.

– Obesidad.

– Embarazo.

– Tabaquismo.

– Hernia hiatal.

Mirá también http://www.aliciacrocco.com.ar/2016/03/sindrome-de-intestino-irritable-evita-estos-alimentos/

Qué factores aumentan los síntomas

– Alimentos con alta concentración de azúcares simples.

– Comidas rápidas.

– Leche entera.

– Cantidad y calidad de las grasas ingeridas. Las comidas ricas en grasas provocan reflujo en sujetos sanos. Sin embargo, el contenido de grasa moderada y seleccionada (grasas útiles como los aceites en crudo, las almendras bien masticadas) no afecta significativamente la cantidad de reflujo postprandial (después de las comidas).

– Bebidas carbonatadas (con gas). Podrían tener un impacto desfavorable en los mecanismos del reflujo, debido sobre todo al gas de estas bebidas.

– Bebidas alcohólicas. Tienen un efecto tóxico directo sobre el esófago.

– Bebidas que contengan cafeína: café, té.

– Jugos cítricos. Se sugiere evitarlas en algunos pacientes con reflujo.

– Frituras.

– Condimentos picantes como la pimienta.

– Obesidad.

Mirá también http://www.aliciacrocco.com.ar/2015/10/alimentos-amigos-y-enemigos-de-los-remedios/

Recomendaciones

– Las comidas deberían ser de poco volumen y fraccionadas en 6 comidas diarias. Las comidas copiosas producen mayor distensión gástrica.

– Correcta masticación de los alimentos.

– Comer en un lugar tranquilo y despacio.

– Respetar horarios de las comidas.

– Prescindir de las bebidas alcohólicas y las comidas condimentadas, grasosas o ácidas que desencadenan la acidez.

–  Evitar comer poco antes de acostarse.

– Bajar de peso cuando sea necesario.

– Vestirse con ropa holgada.

– Evitar el tabaco. La nicotina favorece la relajación indeseada del esófago.

– No masticar chicles y dulces duros. Incrementan la cantidad de aire tragado.

– Elevar la cabecera de la cama 20 cm.

Ante los primeros síntomas, concurrí al médico, que te dará el tratamiento adecuado y seguramente te indicará una consulta con un nutricionista para que elabore un plan alimentario adecuado para vos.

* Alicia Crocco es Lic. en Nutrición. Autora de libros editados y digitales. Conduce y participa activamente en su programa Alimenta Tu Vida, los domingos a las 20:00. Repetición: lunes 12:00 (mediodía), martes 15:00 , miércoles 13:30 y sábados 17:00, por Metro y sus repetidoras; www.alimentatuvida.com.