Consejos para evitar su carencia a través de los alimentos y los suplementos nutricionales.

El magnesio es un mineral esencial que realiza acciones muy importantes en nuestro organismo.

Magnesio_cardiosaludable

Por ejemplo, para que se produzcan más de 300 reacciones enzimáticas. Además, cada célula del cuerpo lo necesita para:

  • Generar energía
  • Enviar mensajes a través de los nervios
  • Hacer que los músculos se relajen
  • Conservar los huesos y dientes fuertes
  • Ayudar a que los latidos cardíacos sean regulares
  • Mantener la presión sanguínea controlada.

Además, es especialmente benéfico en el tratamiento para mitigar la migraña, el asma, la arritmia cardíaca y la diabetes, entre otros trastornos.

El magnesio puede favorecer el control del azúcar en sangre y prevenir complicaciones posteriores, como problemas oculares y enfermedades cardíacas. Para ello, es necesario obtener una cantidad satisfactoria. De hecho, el organismo contiene cerca de 25 gramos de este elemento, cuya mayor parte se encuentra en los huesos, los dientes, los músculos y la sangre.

La cantidad de magnesio en sangre es muy importante para mantener las funciones del organismo en equilibrio. Los niveles de magnesio y de calcio en sangre deben mantenerse uniformes, asegurando la suficiente cantidad de cada uno de ellos. Si esto no sucede, el organismo los absorberá de los huesos y los enviará a la sangre, lo que provocará su debilitamiento.

Puede ser consumido a través de alimentos ricos en su contenido, o de complementos indicados por el médico.

Hay que tener en cuenta que su acción resulta más eficaz al combinarlo con otros minerales y vitaminas: calcio, potasio, vitaminas C y D y tiamina. También, que su efecto se bloquea ante la presencia de bebidas alcohólicas así como de cantidades excesivas de calcio y vitaminas solubles en grasas (A, E y K).

 

¿Dónde se lo encuentra?

Muchas son las personas que no cubren las recomendaciones de magnesio y por tal motivo, pueden ser propensos a enfermedades que se pueden prevenir, cubriendo las cantidades requeridas. De ahí la importancia de consumir alimentos ricos en este mineral.

Aunque la mayoría de las personas obtiene su ingesta diaria de la leche, que contiene aproximadamente 34 mg por taza, existen otros alimentos con buen contenido de magnesio como: soja, miso, tofu, almendras tostadas, levadura de cerveza, semillas de girasol, nueces, vegetales de hoja verde oscuro, granos enteros, pescados y mariscos.

 

Síntomas de deficiencia

Si no se obtiene suficiente magnesio, todos los tejidos se afectan y el corazón se resiente, al igual que los nervios y los riñones. Una deficiencia severa puede ocasionar que el corazón lata de modo irregular.

Los síntomas de deficiencia más comunes son:

  • náuseas
  • pérdida del apetito
  • debilidad muscular o temblores
  • taquicardia e irritabilidad

Lo que se recomienda es ingerir muy poca cantidad de magnesio durante mucho tiempo, principalmente cuando existen algunos de los siguientes padecimientos:

Abuso de bebidas alcohólicas. Al tener mala alimentación, baja la concentración de magnesio y de otros nutrientes.

Diabéticos. Puede haber mucha eliminación de magnesio por orina. La deficiencia puede producirse además, en estos casos, cuando existe hipertensión arterial. Hay evidencias científicas de que las personas mayores que tienen riesgo de adquirir diabetes, pueden prevenirla consumiendo más alimentos ricos en magnesio, especialmente si existen problemas renales.

Enfermedad renal. Los riñones pueden no estar eliminando bien el magnesio. Por tal motivo, los médicos recetan generalmente medicamentos para evitar esta deficiencia.

Vómitos abundantes o diarreas intensivas. Hacen perder mucho magnesio.

Consumo de diuréticos. Hacen que se orine más y como consecuencia, disminuye el nivel de magnesio.

 

Recomendaciones

  • En el caso de los asmáticos, consumir alimentos ricos en magnesiopuede llegar a ser una solución. Si no se cubre con ellos, es preciso consultar con el médico para que sugiera la administración de un suplemento nutricional.
  • Si el profesional te indica tomar un polivitamínico, probablemente tendrás de 10 a 50 mg de magnesio.
  • Entre la ingesta de alimentos ricos en magnesio y el multicomplemento, no será necesaria una dosis elevada de magnesio extra para marcar una gran diferencia, ya que dosis superiores a 600 mg pueden ocasionar diarrea.
  • En casas dietéticas o naturistas se pueden encontrar muchas opciones con distintos nombres, como sulfato de magnesio. En todos los casos, consulta con tu médico.
  • Evitá tomar el óxido de magnesio, hay quienes presentan intolerancias.
  • Para lograr mayores beneficios sería mejor no tomar 1 sola ingesta diaria, sino fraccionado y mezclado con los alimentos.
  • Si el consumo de estos policomplementos te produce diarrea, disminuí la dosis. Siempre hacé caso a la sugerencia de tu médico.
  • Los riñones eliminan muy bien el exceso de magnesio, por eso es poco probable que te ocasione algún problema. Quienes consuman una cantidad excesiva lo eliminarán por orina, con excepción de aquellos que presentan problemas renales.

Llevá a cabo una alimentación variada, que aporte todos los principios nutritivos; consumí alimentos ricos en magnesio y hacete amigo de ellos, tanto para evitar enfermedades como para tratarlas.

Toda esta información te servirá como conocimiento, pero te recuerdo que es necesario hacer consultas personales a médicos y nutricionistas, quienes son los encargados de ayudarte verdaderamente a evitar o tratar las enfermedades.

 

Lic. Alicia Crocco

Licenciada en Nutrición (UBA) y Periodista Médico (SAPEM AMA), autora de los libros: Nutrir mi Embarazo, Ansiedad Vs. Saciedad, Creo & Adelgazo, Como Bien Adelgazo Mejor, entre otros. Idea, produce, y conduce su programa: Alimenta Tu Vida, emitido los domingos a las 20:00 horas (con repeticiones) por Metro, canal 3 de Cablevisión y sus repetidoras.
www.alimentatuvida.com
www.facebook.com/ALIMENTATUVIDA