Nutrición

Elegirlos de acuerdo a su permanencia gástrica es clave para aumentar la saciedad.

opcion-saludable-genera-saciedad-licuado_claima20160919_0082_28

No es fácil manejar la ansiedad, pero existen recursos para controlarla. Dejame darte algunas técnicas que te ayudarán a mitigar esos estados.

Es importante que asumas que sos una persona ansiosa y que, en los momentos en que puedas ordenar tus pensamientos, afirmes en tu mente el deseo de adelgazar.

Mirá también: http://www.aliciacrocco.com.ar/2016/08/acelera-tu-metabolismo-para-bajar-de-peso/

¿Estás pasando por una situación que te desborda? Si eso te pone ansioso, efectuá una respiración profunda, conectate con tu ser y pensá en tu necesidad de adelgazar y alcanzar tu objetivo. Al mismo tiempo, relajá todos tus músculos y vaciá tu mente de pensamientos obstructivos, pesimistas, que te conectan con el camino incorrecto y que, en definitiva, te llevan a sentirte frustrado.

Tu mente necesita ser llenada de optimismo. Utilizala para cambiar todo lo negativo que la invade. Reemplazá lo que te impide lograr tu propósito por ideas que te entusiasmen y te hagan sentir que estás en la buena senda. Si verdaderamente querés bajar de peso, vencerás cualquier traba. ¡Empezá por poner en práctica esta técnica de control propio!

Mirá también: http://www.aliciacrocco.com.ar/2016/09/plan-para-adelgazar-en-primavera/

Eliminá el pensamiento de apresuramiento. Si tenés prisa, la ansiedad será tu compañía. No te sometas a dietas rigurosas; te conducirán a estados de compulsión y falta de motivación, porque sentirás que no podés controlar lo que comés.

El ejercicio físico diario es un pilar importante para controlar la ansiedad. Buscá un deporte placentero, que te despeje la mente y te ayude a conectarte con tu cuerpo. Cuando compruebes los cambios que aparecerán por la práctica constante, aumentará tu motivación para continuar avanzando.

Recordá: comé despacio, masticá bien y no hagas actividades simultáneas.

Líquidos

Ingerí abundantes líquidos fríos o calientes: caldos, infusiones (café no instantáneo, té, mate cocido o cebado, tisanas), agua mineral con o sin gas.

Consumí caldo de verduras casero o dietético antes de los almuerzos y de las cenas. Agregale 1 cucharadita tipo té de levadura de cerveza en polvo (no para panificación) y 1 cucharadita tipo té de semillas de lino. Si hace calor, suspendelo y toma un vaso de soda con jugo de limón.

Después de cada comida tomá una taza de té de tisanas.

Alimentos

Elegí alimentos y formas de preparación que permanezcan mayor tiempo en el estómago.

• La leche descremada cruda produce más saciedad que el yogur, porque forma un coágulo dentro del estómago. El yogur, en cambio, es un alimento predigerido. Si elegís yogur descremado, agregale 2 cucharadas de cereales de salvado de trigo natural (no copos ni granola, que presentan cereales destrinizados) que harán que tengas más apetito después y no pares de comer.

• El yogur con frutas que se comercializa tiene azúcares altamente adictivos (alto en fructuosa industrializada), conviene que elijas aquellos que no la presentan, que sean firmes saborizados. Los que presentan cereales, también como la granola, no es un buen recurso que los elijas debido a que tardan poco en ser digeridos y son altamente adictivos.

• Podés incluir diariamente un licuado preparado con 1 banana chica no madura, 1 vaso (200 cc) de leche descremada y edulcorante. Una banana chica es lo mismo que consumas una manzana mediana.

• La calabaza y zapallo son alimentos que se les indica a los bebés para que vayan aumentando su peso corporal. ¿Por qué elegir estos alimentos que son fáciles de digerir? Es preferible que elijas zanahoria rallada que presenta también antioxidantes, beta carotenos como lo aportan la calabaza y el zapallo.

• Preferí panes integrales sin tostar en los desayunos y las meriendas. Fijate en los rótulos que no presenten azúcares escondidos que te estimularán a seguir comiendo. Las galletitas tienen grasas saturadas perjudiciales para la salud.

• Elegí alimentos duros, que exijan masticación, como la zanahoria o el hinojo crudos.

• Consumí la papa, la batata y el choclo fríos, en ensaladas, mezclados con vegetales crudos de todos los colores. También podés comer papa o batata horneadas.

• Seleccioná pastas gruesas o rellenas caseras o secas, que su cocción sea al dente y acompañalas con salsa de tomate dietética, sin fritura. Será mejor recurso que las mezcles con 1 plato sopero de verduras sobre todo crudas.

• Elegí arroz parboil o integral cocido al dente.

• Los alfajores, dulces y otros productos hechos con azúcar estimulan el apetito porque contienen hidratos de carbono simples. Excluilos hasta que obtengas resultados exitosos y continuos.

Para adelgazar: no cuentes calorías. Elegí alimentos que ocasionen saciedad, movete y busca una actividad placentera que te sirva para frenar los estados compulsivos. Descansá por lo menos 7 horas a la noche y cuando tengas problemas, enfrentalos pero priorizá tu salud.

* Alicia Crocco es licenciada en Nutrición y autora de varios libros. Conduce y participa activamente en el programa Alimenta tu vida, los domingos a las 20 por Metro (lunes a las 12, martes a las 15, miércoles a las 13.30 y sábados a las 17).