pan de harina garbanzo

Ingredientes:

 

Agua: 600 ml

Harina de garbanzos: 600 g

Sal: 1 cucharadita de las de té

Levadura de cerveza seca instantánea: 10 g

Avena arrollada (para cubrir la pieza al momento de llevarla al fuego): 50 g

 

Preparación: Poner todo en la batidora y batir vigorosamente por unos 10 minutos.

 Esto es importante para lograr un pan suave y esponjoso.

La pasta obtenida es muy blanda, casi líquida.

 

Fermentación: Dejar la pasta que fermente por unas tres horas o el tiempo necesario para que se la vea bien crecida.

Esta fermentación prolongada afina aún más la pasta y le da un mejor sabor.

 

Calentar una sartén con una cucharadita de las de té de aceite y extraer excedente con servilleta de papel blanco (un buen recurso, utilizar  aceite de semilla de uva es resistente al calor y le da un rico sabor al pan).

Cuando la sartén está caliente (sin llegar a humear) volcar toda la pasta de una vez tratando de moverla lo menos posible a fin de que no pierda el gas.

Esparcir la avena arrollada sobre la pieza. Esta avena cumple tres propósitos importantes:

  1. Retener calor en la parte alta de la pieza a fin de que coagule sin necesidad de poner una tapa.
  2. Absorber el exceso de humedad a fin de que la superficie no quede húmeda.
  3. Ayudar a eliminar humedad de la superficie del pan después de haber sido cocido.

 

La harina de garbanzo, bien batida con agua y sal desarrolla una forma de liga que le permite crecer y sostenerse en el horno.

El sabor es muy agradable aunque intenso (algunas personas perciben un toque amargo en la harina de garbanzo). La miga es asombrosamente esponjosa y su textura muy suave y quebradiza. Pueden cortarse tajadas y untarlas con alguna mermelada o miel. No soportan la flexión y el plegado que es posible con una de pan de harina de trigo. Pero esas diferencias no impiden el disponer de un pan sabroso y tierno muy a propósito para ser usado en el desayuno o para acompañar las comidas.

Una de sus ventajas es que puede cocerse en una sartén, sin necesidad de horno. Esto lo hace muy apropiado para los campamentos.

Importante: Asegurar que la harina sea fresca. Es preferible comprarla empaquetada en origen. La que viene suelta, al peso, suele tomar un sabor amargo por su mucha exposición al aire.

 

Cocer muy lentamente. Bajar la llama al mínimo para no quemar la parte que queda en contacto con la sartén. Este proceso de cocción lenta puede tomar alrededor de 1/2 hora. En ningún momento deber percibirse olor a quemado.

Es imposible determinar por escrito la intensidad de la llama. Será necesario probar varias veces hasta lograr el punto justo.

Este pan se cocina sólo de un lado. No debe voltearse: no es necesario. Si lo haces cuando está caliente se quebraría.

El pan estará cocido cuando la parte superior se haya vuelto firme al tacto.

La pieza cocida no debería tener más de 3 o 4 cm de altura en el centro.

Este pan contiene un exceso de humedad que es necesario quitar. Para ello debe dejarse la pieza descubierta sobre la rejilla toda la noche para que se doree.

Información Nutricional de todo el pan de harina de garbanzo. Para saber la cantidad de cada porción, dividir los resultados por el número de rebanadas.

Hidratos de carbono: 395 g

Proteínas: 145 g

Grasas: 10 g

Valor calórico:  2250 calorías

Los valores son aproximados.