ALIMENTOS CON EDULCORANTES

El consumo de aspartamo, la sucralosa y la stevia y todos los edulcorantes artificiales pueden tener efectos negativos sobre el metabolismo, las bacterias intestinales y el apetito. No preguntes por el azúcar mascabado si se puede incluir. Si quieres recibir la verdadera información y no engañarte todos los edulcorantes ejercen una acción contraria a la que crees.

Te preguntaras: la miel? Te estimula las papilas gustativas. 

Un equipo de investigadores de la Escuela de Salud de la Universidad de Manitoba en Canadá, ha revisado 37 estudios de un total de 11.774 estudios científicos con más de 400.000 participantes con un seguimiento de 1 año de duración como mínimo y continuaron durante 10 años debido a que las conclusiones no habían sido las mismas a corto plazo. Se publicó en Canadian Medical Asociation Journal.

Descubrieron que en aquellas personas que presentan diabetes, sobrepeso, obesidad,  o que tienen hipertensión arterial, no presentan beneficios al consumir edulcorantes no nutritivos  e incluso pueden llevar a padecer a largo plazo un aumento de peso, una mayor circunferencia de cintura y problemas cardíacos, además de otras enfermedades que antes no presentaban los individuos estudiados.

Se sabe que el azúcar es perjudicial para la salud pero no se dan cuenta que los edulcorantes ocasionan iguales consecuencias a la salud, que no son inocuos.

La gente consume a diario una gran cantidad de alimentos light, bajas calorías, con edulcorantes aspartamo identificado en el rotulado nutricional como E- 951, yogures, postres, helados, caramelos, chicles, bebidas, esto ejerce un efecto contrario al que se cree, favorece el aumento de peso y el de la cintura.

Los edulcorantes interfieren con mecanismos que ejerce el sistema nervioso respecto a la recompensa y con las incretinas. Estas son hormonas que se producen en el intestino luego de ingesta de alimentos. Uno de los efectos más es la secreción de la insulina en el páncreas y la disminución de los niveles de glucosa en sangre. Esto no ocurre cuando se ingieren edulcorantes, ya que modifican la respuesta secretoria de la insulina luego de las comidas y además provoca resistencia a la insulina, preguntémonos qué sucede con los diabéticos.

Otra consecuencia es que los edulcorantes crean adicción al dulzor, estimulan las papilas gustativas y hacen que las personas se vean más afectadas hacia la búsqueda de alimentos dulces que provocan un aumento de la insulina basal crónica que ocasiona en el tiempo un aumento de peso progresivo a través de los años.

 

Después de haber leído esta nota te preguntarás ¿Con qué endulzo las infusiones, los postres, etc?

Debes acostumbrarte a no incluir ningún dulzor a las preparaciones líquidas o sólidas. El tema es, ir aceptando el sabor natural que proveen los alimentos que no son industrializados, al cabo de los 3 meses, te irás acostumbrando y el dulzor se intensificará de tal manera que será más empalagoso y no tendrás tantos deseos de comer cosas dulces.