No en alergicos a las frutas secas, ciertos medicamentos

Semillas de chía- Contraindicaciones

Al igual que la linaza, las semillas de chía son ricas en omega 3 y 6. Ideal para mejorar los procesos digestivos siempre y cuando no te excedas en la cantidad diaria.

No todos reaccionamos de igual forma cuando consumimos algún alimento natural o suplemento alimentario.

 

¿En qué casos no se recomiendan?

 

  • Personas alérgicas. Las semillas de chía aparentemente son aptas para todos, aún para las personas alérgicas a los alimentos o aquellas que son sensibles o que presentan hipersensibilidad. Si eres alérgico a las frutas secas puede ser que lo seas a las semillas de chía.

La chía puede presentar alérgenos si ha sido procesada en fábricas que traten con alimentos con gluten, soja, maníes, nueces u otras frutas secas.

  • Las semillas de chía pueden interactuar en la absorción de medicamentos por vía oral. No se deben combinar con semillas de chía. Esto se debe a que el contenido de fibra que es elevada podría modificar el efecto del medicamento pudiendo, reducir, potenciar, retrasar o impedir el efecto de los medicamentos que se toman por vía oral como ser antibióticos, anticoagulantes, antiinflamatorios, levodopa, además medicamentos para la presión arterial, la diabetes, etc. Para evitarlo se recomienda tomar la chía al menos 2 horas después de haber tomado los medicamentos, lo más alejado posible.
  • En casos diarreicos. Si consumes muchas semillas de chía pueden producirte molestias debido a su alto contenido en fibra: 35 g cada 100 g. En 3 cucharadas tipo postre se puede ingerir la cantidad de fibra equivalente a comer 2 o 3 platos de verduras y brindar un efecto laxante y como consecuencia malabsorción de nutrientes.
  • En Esto se debe a que pueden inflamar más las lesiones que producen los divertículos en la pared del intestino.

Las semillas de chía en algunas personas podrían ocasionar inflamación y distensión abdominal y reacciones alérgicas a quienes presentan hipersensibilidad a las plantas de la familia Salvia Hispánica. Un uso inapropiado de la chía se traduciría en urticaria, dificultad respiratoria, mareos, debilidad, desmayo.

  • Estrechamiento del esfófago: estenosis esofágica: No se deben consumir las semillas de chía, ya que pueden causar obstrucción debido al alto contenido en fibra.
  • Enfermedades intestinales: En enfermedad de Crohn, obstrucción intestinal, colitis no incluirlas sin prescripción de un Lic en Nutrición. En casi todos los casos se deben evitar.

·        El consumo en embarazo y la lactancia. La indicación principal es consumirlas con moderación y siempre consultando y/o visitando al médico en caso de notar alguna alteración el organismo.

Las semillas de chía se deben consumir con un poco de líquido ya que a través de las mismas, vas a aumentar la cantidad de fibra en tu alimentación y también la cantidad de líquido.

Se sabe que la fibra capta agua pero es indispensable acompañarlas de agua para que no produzca estreñimiento.