Sal del Himalaya. Beneficios y usos terapéuticos

Es una sal mineral, de color rosado, esto se debe a que es rica en hierro. Procede de las montañas de Pakistán. Sabemos que la sal blanca no es beneficiosa, en cambio la del Himalaya sí lo es. No contiene toxinas. Cuenta con 84 de los elementos naturales que podemos encontrar en nuestro organismo y por eso es muy saludable.

La sal convencional, ha sido químicamente depurada obteniendo como resultado final el cloruro de sodio. Este es un químico artificial que nuestro organismo rechaza por completo no reconocido como nutriente.

Muchos de los alimentos procesados como latas, conservas, ahumados, snacks contienen esta sal nociva.

 

Beneficios:

  • Rica en minerales y en oligoelementos: Cloruro de sodio, calcio, yodo, zinc, magnesio, hierro, potasio, flúor, cobre, cobalto.
  • Ayuda a mejorar el sabor de las preparaciones y a aumentar el consumo de nutrientes esenciales para nuestro organismo.
  • Previene los calambres musculares por la presencia del potasio y del magnesio. Ideal para deportistas.
  • Actúa como hipnótico regulando el sueño.
  • Funciona como antihistamínico natural, descongestionando las fosas nasales.
  • Previene la aparición de várices mejorando la circulación sanguínea.
  • Alivia la sinusitis, mucosidad o flemas, asma, dolor de garganta y anginas.
  • El sodio, potasio y cloro que contiene, mantienen el equilibrio hidroelectrolítico, regulando la actividad muscular, la función nerviosa y el transporte de diversas sustancias a través de las membranas celulares.
  • El calcio, fósforo y magnesio fortalecen el esqueleto y reducen el riesgo de osteoporosis.
  • Consigue equilibrar el pH de nuestras células al mejorar su acidez, este beneficio sobre todo lo podemos ver en el cerebro.
  • Mejora la circulación de la sangre y, por tanto, consigue que nuestro cuerpo se oxigene mejor y funcione al máximo nivel.
  • Gracias a los componentes naturales que hemos indicado que contiene, esta sal consigue mejorar nuestro sistema óseo.

Baños con sal del Himalaya:

Se utilizan concentraciones del 1 al 8%.

La duración del baño debe comenzar de 5 a 10 minutos con un máximo de 20.

La temperatura del agua no debe ser superior a los 38 °C.

Cuando lo realizas en tu casa sólo 2 veces por semana.

Después del baño hay que taparse bien y reposar en la cama durante 1 hora. Para una bañera de 120 litros, se necesitan 1.2 kg de sal del Himalaya para lograr una solución del 1%.

Se recomiendan estos baños para mejorar problemas de la piel, articulares y reuma. Proporciona efectos relajantes, refrescante y renueva la energía.

 

Lavados con sal del Himalaya:

Para nariz, garganta y ojos utilizar solución isotónica del 0.9%.

Para lograr esto, diluir 9 g en 1 litro de agua tibia. Para lavar los ojos se debe llevar a cabo con un pequeño recipiente de cristal o plástico.

Para lavar la nariz, realizar con una solución isotónica templada ayudados por lota nasal que es como la lámpara de Aladino. Esta solución es indicada para realizar gárgaras.

Fricciones, cataplasmas y compresas de sal del Himalaya:

Para problemas de piel, dolores musculares y contusiones.

Cosmética de sal del Himalaya:

Podemos encontrar varios productos de higiene y cosmética. Es una manera de aportar las propiedades de esta sal a la piel.

 

Inhalaciones de Sal del Himalaya:

Se coloca la sal en un recipiente con agua hirviendo. Se inhalan los vapores colocándose sobre el recipiente y cubriendo la cabeza con una toalla.

 

Solución salina de Himalaya:

Para elaborarla, colocar trozos grandes de sal del Himalaya en un tarro de vidrio con agua baja en minerales. El agua estará saturada cuando no se disuelvan mas los trozos de sal, alcanzando una concentración del 26%, más o menos tras 24 horas. Cuando se encuentre preparada, se toma cada mañana una o 2 cucharadas de postre disueltas en 1 vaso de agua baja en minerales, antes de desayunar. Se debe usar siempre 1 cuchara de plástico, no de metal. También se puede disolver en una botella de agua y beberla a lo largo del día.

 

Condimento:

La sal del Himalaya molida fina se usa para condimentar comidas y alimentos.

Como toda sal a pesar de ser natural y pura, no hay que abusar de su consumo. En las patologías renales no se debe incluir.