Infusión de árnica

La planta de árnica se cultiva en regiones específicas de Europa (alta montaña) y el Noroeste de América. Presenta propiedades medicinales para combatir los dolores musculares o articulares y evitar la aparición de moretones.

Se trata de una planta que está en peligro de extinción por eso es muy complicado encontrarla, por eso las infusiones preparadas con ella no son precisamente las más frecuentes.

 

¿Cómo preparar una infusión de árnica?

 

Ingredientes:

  • Frutos de árnica: 1 cucharada de postre.
  • Hojas de árnica: 1 cucharada de postre.
  • Agua: 1 vaso.

Deberás triturar y mezclar los frutos y las hojas asegurándote que entre ambos sea solo una cucharada de postre.

Colocar agua en un recipiente y echar la cucharada de postre de hojas y los frutos de árnica.

Encender el fuego y calentar la mezcla hasta que llegue al punto de ebullición.

Bajar el fuego y dejar hervir el preparado durante 5-8 minutos. Apagar el fuego, tapar el recipiente y dejar reposar la infusión 5 minutos más.

Colocar el preparado y servir en una taza o vaso.

Debido a su toxicidad, el árnica es una sustancia que no debe tomarse durante más de 2 semanas consecutivas y esto se debe a para que no sea contraproducente. Es importante que a la hora de preparar una infusión de árnica, de forma previa, se hayan limpiado correctamente los frutos y las hojas. Al ser un proceso complicado, existen establecimientos que venden ya la mezcla preparada para conseguir el resultado esperado y facilitar la preparación de la bebida.

Propiedades de la infusión de árnica: analgésica, antiinflamatoria, calmante, antibacteriana, antibiótica,

 

¿Para qué sirve la infusión de árnica?

  • Alivia las molestias ocasionadas por las llagas en la boca.
  • Mejora la salud bucal, acabando con los problemas de encías, las caries o enfermedades como la piorrea.
  • Ayuda a mejorar los síntomas de las afecciones de gargantas, tales como la faringitis o las anginas.
  • Útil para combatir los síntomas de las enfermedades respiratorias, como es el caso del asma.
  • Ayuda a evitar infecciones tanto interna como externamente.
  • En caídas o golpes, mejora las molestias y los dolores.
  • Evita que aparezcan moretones en la piel y en los ojos.
  • Puede aliviar las molestias de los desgarros, los dolores producidos por las distensiones musculares.
  • Es beneficiosa para combatir las lesiones de las articulaciones, principalmente los esguinces y las luxaciones.
  • Mejora los síntomas provocados por el síndrome del túnel carpiano.
  • Reduce las estrías en el abdomen.
  • Cura úlceras en la piel.
  • Evita la aparición de eccemas en la dermis.
  • Combate el acné y mejora sus síntomas.
  • Reduce la fiebre.
  • Es eficaz contra los mareos provocados por un viaje en barco.
  • Aumenta el caudal de sangre en las arterias. Se utiliza en tratamiento luego de sufrir una angina de pecho u otras afecciones similares.
  • Mejora notablemente los síntomas de la epilepsia.

Contraindicaciones de la infusión de árnica

  • Es tóxico si se utiliza directamente en heridas abiertas o sangrados abundantes.
  • Provoca dermatitis o ampollas en personas alérgicas a la planta o a otras de la misma familia, como la margarita.
  • Ocasiona enrojecimiento en la piel o urticaria en personas que padecen hipersensibilidad.

Fuente: misremedios.com