Infusión de rosas

Las rosas también cuentan con muchas propiedades medicinales, razón por la cual se combina con agua para preparar infusiones terapéuticas.

Esta planta se encuentra en mayor medida en el Hemisferio Norte del planeta, aunque puede cultivarse en todo tipo de climas. Todas sus partes se utilizan con fines medicinales, desde las flores a las hojas o incluso las raíces o los frutos, pero son estos últimos y las hojas las partes que cuentan con mayores propiedades y las más habituales en las infusiones.

¿Cómo preparar una infusión de rosas?

Ingredientes:

  • Pétalos de rosas frescas (5 o 6).
  • Agua (una taza).

Calentar el agua en un recipiente a una temperatura de 95 y 100 grados, hasta el punto de ebullición.

Añadir los pétalos de rosas al agua hervida y dejar calentar la mezcla durante 5-8 minutos. Apagar el fuego y dejar reposar entre 5 y 10 minutos. Colar y servir.

Hay que asegurarse de que los pétalos no hayan tenido contacto con ningún pesticida. Esta infusión se toma tanto caliente como fría. Se recomienda tomar una taza luego de cada comida principal o al final de la tarde, mejorando así notablemente la digestión.

 

¿Para qué sirve la infusión de rosas?

  • Es útil para combatir los síntomas de la mayoría de enfermedades respiratorias.
  • Por la presencia de vitamina C favorece la absorción de hierro en el organismo. Previene la anemia y se puede tratar el escorbuto.
  • Mejora los síntomas de los resfriados y catarros.
  • Mejora las defensas.
  • Reduce los dolores de garganta y las irritaciones.
  • Regula positivamente los procesos intestinales, ya que tiene un alto contenido en fibra, siempre que la infusión se prepara con los frutos.
  • Evita el estreñimiento si el preparado se realiza con los frutos y no con las hojas de las rosas.
  • Detiene las diarreas si la infusión se mezcla con los pétalos, ya que contiene un alto poder laxante al combinar las hojas con agua caliente.
  • Tranquiliza el sistema nervioso.
  • Mejora las afecciones oculares, utilizándose como colirio natural para orzuelos e irritaciones.
  • Cierra las poros de la piel y la tonifica, motivo por el cual se utiliza también en cosmética.
  • Evita la aparición temprana de arrugas y otorga firmeza a la dermis.
  • Mejora los síntomas de las enfermedades de la piel, como es el caso de la dermatitis.
  • Es relajante

 

Contraindicaciones de la infusión de rosas

  • Puede provocar irritaciones estomacales e intestinales si se consume mayor dosis de la recomendada y se combinan hojas y frutos en la infusión.
  • Ocasiona urticaria en personas que son alérgicas a las rosas u otras plantas de la misma familia.
  • Causa molestias en la garganta si se prepara el té con sus frutos al tener vellosidades externas.
  • Provoca molestias en las deposiciones.

Fuente: mejor salud