Varios remedios

 

Quemaduras leves: remedios caseros

Aplicar agua fría

Después del accidente y antes utilizar algún remedio, deberás limpiar la zona de la quemadura con abundante agua fresca.

La recomendación es que dejes correr el agua sobre la zona quemada o que metas la parte afectada en un recipiente con agua fría.

Esto aliviará el dolor. Esto lo podrás hacer siempre y cuando no sea una quemadura grave, si es así deberás acudir de inmediato al centro médico, donde te indicarán los pasos a seguir.

En algunos casos, con la utilización de alguna crema para quemaduras y algunos cuidados básicos serán suficientes o en otros casos, puede ser necesario algún tipo de cirugía para reparar los daños en la dermis.

 

Aloe vera

Sin duda es el rey de los remedios caseros para quemaduras y problemas de piel. Alivia el dolor y regenera la piel.

Para un mejor efecto, deberás cortar una hoja de aloe vera, colocarla en un vaso o recipiente y llevarla al congelador de la heladera durante 20 a 30 minutos, luego podrás extraer la pulpa aplicar en la parte afectada.

El frío actúa mejor tanto en quemaduras como en eccemas, alergias cutáneas, quemaduras de sol y otros problemas similares.

 

Cebolla cruda

Sin dudas la cebolla es uno de los antisépticos más potentes de la naturaleza, ayuda además a hidratar nuestra piel.

Para lograr buenos efectos, deberás picar una cebolla y aplicar sobe la zona afectada, deja que haga efecto durante 10 minutos. Luego retírala y deja la herida al aire libre y nuevamente vuelves a lavar con agua como te expliqué al principio de esta nota.
Todo esto te ayudará a prevenir ampollas.

 

Miel

Es un buen antiséptico, alivia y cura las quemaduras a pesar que la zona quedará un tanto pegajosa. Para evitar esta situación, la sugerencia es que coloques una gasa o venda estéril y evitarás además que te manche la ropa.

 

La pasta de dientes

Es una de las mejores opciones. Las pastas mentoladas tienen gran efecto refrescante y ayudará a evitar la aparición de las ampollas.

Lo primero que deberás hacer es mojar con agua fría la zona durante algunos minutos. Luego, aplica una capa gruesa de pasta de dientes en la parte quemada, deja que actúe hasta que se seque del todo y por último la deberás retirar con agua fría o tibia pero sin frotar.

 

Aceite de lavanda

Se debe aplicar sin masajear, directamente sobre la parte quemada, después de refrescar con agua. Se debe dejar caer unas gotas de aceite en la piel generosamente cubriendo la zona entera y repartirlo con suaves toques.

Este aceite tiene propiedades antisépticas, calmantes, hidratantes y analgésicas, que ocasiona un efecto rápido, evitando la probabilidad de la aparición de ampollas y de cicatrices.

Se debe realizarse unas 3 o 4 veces al día.

Se puede aplicar un paño de algodón limpio encima para proteger la herida mientras el aceite de lavanda hace efecto.

Ese aceite es uno de los más recomendados para las quemaduras de sol.

Fuente: RemediosCaseros