Mujeres más tendencia a desarrollar enfermedades cardiovasculares que cáncer de mamas

Durante la juventud no se presta tanto la atención a la aparición de enfermedades, sólo cuando se manifiestan.

Sin embargo, estudios científicos hay comprobado que las mujeres de todas las edades tienen mayor tendencia a desarrollar en algún momento de su vida algún evento cardiovascular comparativamente con la aparición de cáncer de mamas.

 

¿Cuáles son las causas del desarrollo de una enfermedad cardiovascular?

 

  • Depresión (ellas presentan el doble de riesgo de padecerla)
  • Primera menstruación (menarca) temprana o tardía
  • Abortos espontáneos
  • Embarazo pretérmino
  • Tener muchos hijos o no tener ninguno
  • Preeclampsia (hipertensión asociada al embarazo)
  • Diabetes gestacional
  • Menopausia temprana

Por eso es recomendable que a cualquier edad las mujeres nos realicemos chequeos cardiológicos como lo hacemos con los controles ginecológicos.

Las estadísticas nos dan a conocer que, 1 de cada 3 mujeres mueren mucho más por causas relacionadas a las cardiovasculares, comparativamente con aquellas que mueren de 1 cada 8 de cáncer de mama.

Por eso, todas las mujeres debemos tener controles cardiológicos periódicamente.

Las medidas necesarias son las siguientes:

  • Llevar una vida sana, eligiendo adecuadamente los alimentos:

Hay que consumir:

Nueces y almendras: Presentan ácidos grasos Omega 3 que protegen el corazón.

Brócoli: Aporta ácido fólico, zinc, hierro, calcio, vitamina K, antioxidantes. Reduce el riesgo de accidentes vasculares.

Frutillas: Contienen flavonoides que favorecen la dilatación de las arterias, protegen la capa interior de los vasos sanguíneos y controlan la presión arterial.

Cúrcuma: Potente antioxidante que lo podemos utilizar como condimento, reduce la posibilidad de sufrir insuficiencia cardíaca e hipertensión por sus propiedades antiinflamatorias.

Te verde: 1 a 2 tazas por día.

Aceite de oliva: La Fundación Española del Corazón reconoce que la ingesta diaria de este aceite ayuda a proteger la salud cardiovascular debido a que presenta antioxidantes y ácidos grasos.

Salmón: Reduce los niveles de colesterol y de triglicéridos, aumenta la fluidez de la sangre, mejorando la elasticidad de las paredes arteriales.

Frutas y verduras sobre todo crudas.

Legumbres: Estudios avalan que sus proteínas son de excelente calidad y al tener poca grasa favorecen los niveles de colesterol bueno.

Ajo: Reduce las concentraciones de colesterol total.

 

Hay que evitar los alimentos industrializados o moderando su consumo, realicemos actividad física, logremos un adecuado descanso nocturno, no fumemos, tratemos de evitar situaciones de estrés.

Fuente: Infobae