Me encantan las moralejas. Dejan enseñanzas y nos ayudan a pensar.

El cuervo y la zorra

Moraleja

El cuervo y la zorra

Hubo una vez un cuervo muy presumido, quien tenía las plumas más oscuras del bosque. El cuervo volaba por todo el lugar, recorría campos, granjas y jardines llenos de flores, y un día vio una pequeña casa donde una señora preparaba el desayuno.

El ave notó que la señora tenía un delicioso y gran pedazo de queso, que estaba en la ventana. El pequeño cuervo voló hasta la ventana y toma el trozo de queso con su pico, y volando se fue a un árbol a saborearlo.
No muy lejos, una zorra ve el robo que hizo el ave. Y con planes de quitarle el queso, se acercó a hablarle. Con muchos halagos se ganó el corazón del ave, el cuervo siendo muy coqueto y vanidoso estaba feliz de que la zorra le hablara.

La zorra siendo muy astuta, alababa el cantar del ave, y el cuervo siendo muy creído abre su pico para cantar fuertemente, al abrir su pico el trozo de queso cae a manos de la zorra. Y la zorra entre risas de devora el pedazo de queso

MORALEJA:
La moraleja de esta historia es que hay que ser humilde en todos los sentidos, la vanidad puede quitarte las cosas más importantes. Y por otro lado, también hay que reflexionar en que quien roba, también puede ser robado.

En el caso que estés queriendo adelgazar, que tengas excelentes resultados y que a tu alrededor te observen y te admiren, no te la creas. La HUMILDAD es el factor fundamental para que se pueda seguir aprendiendo, no sentir que alcanzaste el mayor resultado. La idea es que sigas creciendo en cualidades que te faciliten cuidar tu salud, ya que cuando sentimos cosas lindas, podremos lograr cosas muy buenas que salen de nuestro interior.