La OMS: Primera lista de test de diagnósticos esenciales

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha elaborado una Lista Esencial de Diagnósticos para que todos los países sepan que test de diagnóstico necesitan para tratar de forma correcta las enfermedades más comunes y aquellas prioritarias.

 

 

 

 

 

Muchas personas en el mundo no son diagnosticadas correctamente porque los profesionales de la salud que los tratan no tienen acceso a las pruebas de diagnóstico que les indicarían qué enfermedad padecen.

En muchos casos, los pacientes son diagnosticados con dolencias que no padecen y como resultado ingieren medicamentos que no necesitan y que son nocivos para su salud.

Cuando no tienen el diagnóstico, los médicos pueden cometer errores.

Un ejemplo de ello es que se estima que el 46 % de los adultos que padecen diabetes tipo 2 en el mundo no están diagnosticados.

“O los que padecen tuberculosis multiresistente. Muchas personas la padecen y no conocen su estatus y siguen contagiando a otros.

La lista contiene 113 test, 58 de ellas son pruebas para detectar enfermedades comunes, y otras 55 son para dolencias prioritarias como VIH, tuberculosis, malaria, hepatitis B y C, papilomavirus humano, y sífilis.

Cada país podrá elegir los que necesita en función de las necesidades de epidemias.

Será necesario conocer los test que existen y elegirlos de acuerdo a las características de las enfermedades de la población.

Muchos de estos test están destinados a centros de atención primaria y no necesitan ni electricidad ni un entrenamiento específico para su uso.

La lista presenta pautas sobre el uso de los test, dónde se realizan, de qué manera y cuándo deben realizarse. Sólo incluye test de diagnóstico realizados con muestras de sangre u orina ya que son los más básicos. Con una gota de sangre se pueden detectar muchas enfermedades y detectar los anticuerpos que el cuerpo produce en beneficio de luchar contra la enfermedad.

La OMS tiene la intención de ampliar la lista de enfermedades e ir incorporando otras áreas como la resistencia antimicrobial, los patógenos, las enfermedades tropicales y otras enfermedades no transmisibles.  

 Fuente: El espectador