Miel de abejas y derivados para menores de 1 año

Muchos médicos les dan como indicación que a los bebés cuando están constipados, les den miel mezclada con jugo de naranja por ejemplo.

Sin embargo darles miel a los niños menores de 1 año es un error que los puede conducir a la muerte.

¿Por qué es peligrosa?

La Asociación Americana de Pediatría y el Instituto Nacional de la Salud en EEUU recomiendan no dar miel de abeja ni de caña ni sus derivados por el riesgo de botulismo, una enfermedad de poca prevalencia, pero potencialmente fatal. E 

La miel puede contener esporas de una bacteria llamada Clostridium botulinumque llegan al intestino del bebé y liberan una toxina que paraliza los músculos.

En niños mayores y adultos es inofensiva pues contenemos microorganismos que lo impiden, pero en el inmaduro intestino del bebé la oportunista bacteria puede alojarse y desencadenar la enfermedad.

Los síntomas del botulismo son párpados caídos, dificultad para succionar y deglutir, debilidad muscular, constipación, llanto débil y tono muscular deficiente y dificultad para respirar.

Además del riesgo de botulismo, la miel es un alimento con alto contenido en azúcar que no es saludable para un bebé y predispone a la aparición de caries y a la obesidad a largo plazo.

En el caso de los cereales preparados que contienen miel, se supone que está tratada a altas temperaturas y por tanto las esporas quedan eliminadas, pero tampoco es un alimento imprescindible, por tanto para mayor seguridad se puede esperar a que el bebé cumpla el año para ofrecerlas.

Por eso, cuida tu hijo y llévalo a un Lic. en Nutrición quien te va a orientar en la progresión alimentaria para que tu hijo crezca sano y fuerte.